Transporte Marítimo y Fluvial

A pesar de que las tensiones en la cadena de suministro han disminuido considerablemente, la huella de la inflación perdurará

Las tarifas spot desde Europa a la costa este de EE.UU. siguen siendo más del doble de lo que eran a finales de 2019

Las cadenas de suministro de todo el mundo se están recuperando casi tan rápido como se rompieron. Sin embargo, eso no significa que la presión que ejercen sobre la inflación desaparezca con la misma rapidez, informa Bloomberg.

Por ejemplo, las tarifas spot desde Asia a la costa oeste de EE.UU. se multiplicaron por más de 15 durante la pandemia y desde entonces han vuelto a los niveles anteriores a la crisis, a medida que el comercio entre las dos mayores economías del mundo se enfría tras un ritmo frenético.

Pero el alivio es desigual. Las tarifas spot de contenedores desde Europa a la costa este de EE.UU. siguen siendo más del doble de lo que eran a finales de 2019, según datos de Freightos.

Es más, se estima que el 70% de los bienes transportados en contenedores a bordo de los buques lo hacen en virtud de contratos a largo plazo -no en el mercado spot- y esos acuerdos se renegociaron en 2021 y 2022 a tarifas mucho más altas. Es posible que los grandes minoristas y fabricantes aún no estén viendo suficientes reducciones en las tarifas de transporte como para justificar un nuevo recorte de precios.

Esta rigidez puede ayudar a explicar por qué la inflación en algunas regiones sigue siendo obstinadamente alta. De hecho, los precios de producción estadounidenses repuntaron en enero más de lo previsto, lo que subraya la persistencia de las presiones inflacionistas. En la zona euro, la inflación subyacente alcanzó un récord en enero, según mostraron los datos revisados de la semana pasada.

Otra razón por la que el costo de la vida tarda en bajar: Es fácil subestimar el tiempo que pueden tardar las tendencias inflacionistas en propagarse por las cadenas de suministro. Esto se debe en parte a que a las empresas no les gusta cambiar sus precios más de un par de veces al año, según Chris Rogers, jefe de investigación de la cadena de suministro de S&P Global Market Intelligence.

“Aunque los precios subyacentes han estado bajando, podría pasar bastante tiempo antes de que se noten”, dijo Rogers. “Todavía se percibe parte de la resaca inflacionista en los precios de los productos, y podría tardar gran parte del resto del año en repercutir en los precios, ya sean al productor o al consumidor”.

Según Rogers, también hay algunos factores temporales en juego. Muchas empresas recortaron sus precios en el segundo semestre del año pasado para liquidar las existencias acumuladas durante el aumento de la demanda de los consumidores a causa de la pandemia.

Costos laborales

Pero ahora muchas empresas se enfrentan a aumentos duraderos de uno de sus mayores costos: la mano de obra. La escasez de mano de obra está afectando duramente a los sectores de la cadena de suministro, según Nicholas Sly, vicepresidente y economista del Banco de la Reserva Federal de Kansas City.

Además de los salarios más altos, han aumentado otros costes básicos de las empresas. El transporte de larga distancia por carretera es un sector que “no se acerca ni de lejos” a los niveles anteriores a la pandemia, según Miller, del Estado de Michigan.

Los costos más elevados del combustible, los equipos industriales y los principales gastos de capital, como los camiones nuevos y usados, siguen abundando. El costo de fabricación de los remolques y chasis de los camiones, por ejemplo, sigue siendo elevado, según los datos recopilados por la Reserva Federal de San Luis. Los salarios de los conductores han aumentado sustancialmente, al igual que los gastos de mantenimiento de todos los medios de transporte de mercancías.

Los costos de almacenamiento tampoco han experimentado un descenso sostenido. WarehouseQuote prevé que los precios del almacenamiento sigan creciendo este año, debido a los alquileres de inmuebles industriales y al aumento de los costos laborales, y a que las tasas de desocupación se mantienen por debajo de las medias históricas.

Aun así, el alivio de algunas tensiones en la cadena de suministro significa que los problemas logísticos están contribuyendo mucho menos a la inflación que los servicios, según Phil Levy, economista jefe de Flexport Inc.

En la última oleada de informes de resultados, directivos del comercio minorista estadounidense destacaron la mejora de las presiones logísticas, pero el dolor de los precios no ha terminado necesariamente. “Aunque los problemas de la cadena de suministro han remitido en gran medida, los precios siguen siendo elevados y existe una presión considerable sobre el consumidor”, declaró el director financiero de Walmart Inc. John David Rainey.

Gina Boswell, consejera delegada de Bath & Body Works Inc, dijo que ve que los vientos económicos en contra de los precios continúan por ahora, aunque eso puede cambiar más adelante en 2023.

Fuente: Mundo Maritimo

Imagen: Diario Financiero

Ver artículo original

Volver a página de inicio