Transporte Marítimo y Fluvial

Armasur busca reducir déficit de tripulantes presente en la Zona Sur Austral de Chile

La Asociación de Armadores de Transporte Marítimo, Fluvial, Lacustre y Turístico Sur Austral de Chile (Armasur A.G) se encuentra implementando una serie de medidas que permitan ir disminuyendo el déficit de tripulantes presente en la Zona Sur Austral del país, particularmente en lo que refiere a gente capacitada para la navegación cercana a la costa y de aguas interiores.

Bajo este contexto, el presidente de Armasur, Héctor Henríquez Negrón, conversó al respecto con PortalPortuacio.cl y enfatizó en la existencia de dos factores que han impactado de mayor manera en la falta de gente de mar que se mantiene latente en la actualidad.

“Existen dos cosas que han impactado muy fuertemente en el déficit de gente que tenemos hoy en día. ¿Por qué sucede eso?, bueno, porque en la zona sur austral en los años 90′ teníamos 30 embarcaciones y en el año 2022 tenemos 300, hay un crecimiento importante. Lo segundo, los sistemas de trabajo y descanso, antes se trabajaba 90 días embarcados por 30 o 20 días de descanso y hoy se hacen 30 días de trabajo por 30 días de descanso, 15 por 15, 20 por 20, 30 por 20, hay distintas modalidades pero se han acortado los tiempos de trabajo y se han aumentando los descansos, lo que inmediatamente te dice que necesitamos mucha más gente para satisfacer ese reemplazo”, argumentó.

“Esas dos cosas y una formación que no ha seguido la misma línea de intensidad que el requerimiento ha hecho que exista déficit, lo que se ha agravado por la pandemia por Covid-19, lo que hizo que en el mundo entero bajara la cantidad de tripulaciones, que existiera mucho menos gente disponible para embarcarse y eso no es algo de lo cual estemos ajenos en Chile”, agregó Henríquez.

En línea con lo consignado por el titular de la Asociación de Armadores, en la actualidad un aspirante a Marino Mercante requiere de una formación de dos años, lo que supone un alto tiempo de espera para un sector de la industria marítima chilena que necesita una solución en el corto a mediano plazo, razón por la cual Armasur se encuentra conversando con distintos gremios laborales y la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante (Directemar) para recudir estos tiempos.

“Son dos años de formación que se están acortado ahora porque son carreras que no requieren de tanto tiempo. Antiguamente la formación de un Marino Mercante tardaba seis meses, en función del Decreto Supremo 680, y hoy en día con el Decreto Supremo 127 nos demoramos dos años, más un año de práctica, por lo que tarda mucho tiempo. Entonces, con la misma Directemar y con gremios laborales estamos viendo que esto va en rumbo de colisión por lo que necesitamos formar más gente y eso implica acortar las prácticas y las mallas curriculares a lo que era anteriormente. Estamos hablando de navegación cercana a la costa y en aguas interiores, no estamos hablando de la navegación en alta mar”.

Ante este escenario, el representante de Armasur apuntó que “estamos apostando a formar mucha gente para navegación de aguas en cercanía a la costa, ese es nuestro objetivo, por lo que hemos creado carreras en el Instituto Tecnológico de la Universidad de Los Lagos, tenemos alianzas con liceos, tenemos la ONG Canales para la formación de la gente embarcada, de astilleros, de puertos; tenemos un Buque Escuela que hemos puesto al servicio luego que estuviera parados dos años, lo que se concretó gracias al apoyo del Gobierno Regional de Los Lagos a la iniciativa Bim Capitán Williams, puntualmente con el financiamiento de un año de la operación de la nave, la que también va a estar al servicio de toda la capacitación y el ascenso que requiere cada una de las dotaciones que conforman la Marina Mercante”.

Asimismo, en un intento por captar más gente dispuesta a trabajar en las más de 300 naves que integran la Asociación, el titular de la gremial remarcó que también se encuentran “trabajando muy de cerca con la pesca artesanal, porque la pesca artesanal ha tenido problemas en la explotación de las especies producto que cada día hay menos, por lo que tienen que buscar otras alternativas y nosotros estamos haciendo que esos sectores más vulnerables, los padres y los jóvenes de la pesca artesanal, pueden ser capacitados y ser tripulantes de las naves que nosotros tenemos con nuestros asociados. Integración y participación de las comunidades es nuestro lema y es lo que estamos haciendo”.

Primeros resultados

Los primeros resultados de la multiplicidad de acuerdos y asociaciones ya estarían generando réditos, ya que el Instituto Tecnológico Regional de Los Lagos contaría con más de 60 jóvenes inscritos en primer año para ser pilotos costeros y otros 50 para ser de máquina.

“Lo mismo va a pasar con los liceos, cada día estamos sacando más chicos que después de sus prácticas van a poder ser tripulantes. El año pasado dimos práctica para 230 jóvenes y todavía quedaron 180 rezagados. La formación de 2022 fue de 230 y esperamos sacar muchos más en el año para poder cubrir el déficit que existe”, añadió Henríquez Negrón.

“Estamos buscando la forma de motivar y estamos haciendo una campaña para mostrar los beneficios que tiene ser Marino Mercante, el tipo de formación, a qué nivel profesional, a qué nivel salarial, a qué condiciones y beneficios se puede enfrentar un joven si se inserta en la Marina Mercante en aguas cercanos a la costa e interiores en la zona sur austral”, complementó.

Mujeres en la Marina Mercante

La Marina Mercante se ha caracterizado por ser un rubro cubierto en su mayoría -sino en su totalidad- por la fuerza laboral masculina, lo que ha dificultado la integración de la mujer por una variedad de factores. Situación que desde Armasur busca ser cambiada, pero a lo cual se le reconoce como una tarea que “no es fácil”.

En este sentido, el presidente de Armasur señaló que “contamos con un programa para integrar a las mujeres pero hay que ser super sincero en esto, no es fácil. Nuestras dotaciones y las mismas empresas tienen ciertos resquemores con la integración de la mujer en el mundo de la Marina Mercante, pero cada día esas cosas se están rompiendo. Nuestra responsabilidad y nuestro rol es hacerle ver a las empresas, a los gremios y a las mismas mujeres que en realidad el rol de la mujer en la Marina Mercante es el mismo que el del hombre, no hay ninguna diferencia, la mujer puede hacer exactamente lo mismo que hace un hombre dentro de una nave. Por lo tanto en eso hemos estado, promoviendo dentro de nuestros asociados que cada día incorporen más mujeres a sus dotaciones”.

“Partimos de cero y estamos hoy en día en un 4%, todavía muy poco, nosotros nos hemos puesto como gremio el desafío que de aquí al próximo año tengamos -al menos- dos dígitos de mujeres presentes en la Marina Mercante. Ese es nuestro desafío, tenemos prototipos y empresas que están trabajando para tener buques dotados en un 100% con mujeres y estamos haciendo un trabajo muy bueno con el sindicato interempresas de la Zona Sur Austral donde nos dicen las cosas que les afectan y dónde podemos corregir, dónde podemos avanzar y concientizar de buena manera a las empresas y a la sociedad en general que la mujer tiene el mismo rol que el hombre en la Marina Mercante, se puede desarrollar desde tripulante a capitán, todos los cargos”, explayó.

Cabe mencionar que en la actualidad la Marina Mercante cuenta con 125 mujeres según datos aportados desde Armasur. De esta forma, y en el marco de una flota que requiere de 3.000 personas, desde la Asociación se encuentran trabajando para llegar a 300 mujeres en la aspiración de llegar a dos dígitos de participación.

“Para allá vamos, ese es nuestro sueño, nuestra visión y creemos efectivamente que para allá hay que ir”, concluyó Henríquez.

Fuente: PP

Imagen: pixabay

Ver artículo original

Volver a página de inicio

Editor 2

Agregar Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario