Logística

Qué es la logística inversa, tipos, ventajas y ejemplos

Saber qué es la logística inversa y cómo aplicarla en los procesos de producción es clave para garantizar el aprovechamiento de los residuos e incrementar la cantidad de materiales reciclados. Con el auge del ecommerce cobra especial importancia el tratamiento de las devoluciones de producto. Y sobre ello, la logística inversa aporta una buena suma de ventajas para lograr una gestión de los residuos orientada a reciclar, reducir y reutilizar para contribuir en la protección del medio ambiente.

¿Qué es la logística inversa y para qué sirve?

La logística inversa es una etapa más de la cadena de suministro, y tiene lugar después de la etapa de “entrega” de un producto. La diferencia con la logística convencional (llevar la mercancía desde origen hasta cliente final) es que el proceso se realiza de forma inversa: llevar la mercancía desde el cliente final hasta el origen. Este es el proceso que solemos conocer como la devolución de un producto. 

Por otro lado, la logística inversa incluye también una serie de procesos enfocados a la recuperación de los residuos que derivan de productos y servicios consumidos. Hacemos referencia a, por ejemplo, envases, embalajes, excedentes de inventarios, devoluciones de clientes, productos de un valor obsoleto, etc.

Tipos de logística inversa

Los tipos de logística inversa que existen son, principalmente: logística inversa verde y logística inversa de devolución.

Logística inversa verde

La logística verde se refiere al proceso de gestionar el flujo de productos, materiales y residuos desde su destino final hacia su origen. El objetivo es minimizar el impacto ambiental y promover la sostenibilidad. Este enfoque se centra en la reutilización, el reciclaje y la reducción de residuos. A partir de lo que se conocen las 3 R de la logística, se consigue disminuir la huella de carbono y proteger el medio ambiente.

Son muchos los beneficios de la logística verde, ya que esta pone el foco en implementar de prácticas sostenibles en la gestión de la cadena de suministro. Por ejemplo, se pueden utilizar envases y embalajes ecológicos y reciclables para minimizar el uso de plásticos no biodegradables y reducir la cantidad de residuos generados.

Otras acciones de logística inversa verde que se pueden implementar son los programas de reciclaje para recuperar y reutilizar materiales valiosos, además de fomentar el uso de energías renovables en la cadena de suministro. Adoptar este tipo de acciones sostenibles y responsables puede ayudar a las empresas a cumplir con las regulaciones ambientales y favorecer su reputación y posicionamiento de marca.

Logística inversa de devolución

Como su propio nombre indica, es la logística vinculada a los productos que se devuelven y pueden volver a formar parte del stock para comercializarse. Un claro ejemplo de ello sería un artículo de ropa adquirido en una tienda online y que devuelve porque la talla no se ajusta al cliente.

El proceso de logística inversa de devolución puede variar según el tipo de producto o material que se devuelve y el motivo de la devolución. Puede incluir la gestión de la recolección, clasificación, reparación, reacondicionamiento, reciclaje y disposición final de los productos o materiales. Con el fin de asegurarse de que las devoluciones se realizan de manera efectiva, las empresas deben tener un sistema sólido de gestión de la cadena de suministro y trabajar con proveedores y socios confiables para garantizar operaciones tan eficientes como seguras.

Ventajas de una buena logística inversa de residuos

La movilización de productos de los clientes a los vendedores de productos es una necesidad y una oportunidad de aumentar la cantidad y calidad del material reciclado. Estos son algunos de los beneficios de la logística inversa que pueden obtener las empresas y, por ende, sus consumidores:

  1. Protección del medio ambiente: reduce el impacto medioambiental, aunque no es un objetivo primordial, sí que se ocupa de ello.
  2. Reducción de costes: el poder reciclar, volver a usar o incluso fabricar materiales de nuevo, permite a una empresa  ahorrar en la compra de nuevas materias primas.
  3. Menor consumo de recursos: esto hace que se minimice el gasto en compra y abastecimiento de materiales. Asimismo se requiere una menor inversión en recursos nuevos.
  4. Mejor relación entre el cliente y los proveedores: las dos partes salen beneficiadas. Por un lado, los clientes pueden devolver los productos de forma fácil y eficiente, y por otro, las empresas pueden mejorar la experiencia del cliente e incrementar la lealtad del consumidor.
  5. Mejora la reputación de la marca: generando una imagen de la empresa como una organización comprometida con la protección y el cuidado del medio ambiente.

Ejemplos de logística inversa en las empresas

Ahora que ya sabemos qué es la logística inversa y para qué se utiliza vamos a ver algunos casos prácticos. Es decir, cómo las empresas usan la logística inversa en sus procesos de producción. Los siguientes ejemplos son una muestra de cómo las organizaciones llevan a cabo la gestión de residuos aplicando las 3 R de la logística: reutilizar, reciclar y reducir. 

Reciclaje de envases y embalajes

Las empresas pueden implementar programas de reciclaje de envases y embalajes para minimizar los residuos y reducir el impacto ambiental. Estos programas pueden incluir la recolección de los envases y embalajes usados por los consumidores y su transporte a plantas de reciclaje.

Devoluciones de productos

Otro ejemplo de cómo las empresas aplican la logística inversa se refleja en su gestión de devoluciones de productos, ya sea porque estén defectuosos o por no ser deseados. Esto implica recopilar y transportar los productos devueltos, clasificarlos y darles el tratamiento adecuado. Ya sea a través de la reutilización, el reciclaje o la disposición final.

Reparación y reutilización de productos

La logística inversa en las empresas también puede incluir la reparación y reutilización de productos. Y esto  permite a las organizaciones ahorrar costes y reducir la cantidad de residuos. Por ejemplo, los teléfonos móviles pueden ser reparados y reutilizados, en lugar de ser desechados.

Donación de productos

Las empresas pueden donar productos no vendidos o excedentes a organizaciones benéficas y sin fines de lucro. En este caso, la logística se encarga de la recolección y transporte de los productos donados a los destinatarios finales.

Recuperación de materiales

La logística inversa también puede ser utilizada para la recuperación de materiales valiosos de productos obsoletos o en desuso. Por ejemplo, los metales y plásticos pueden ser reciclados a partir de productos electrónicos.

Estos son solo algunos ejemplos de casos prácticos para que te hagas una idea más clara de lo qué es la logística inversa. Como ves, en general, la logística inversa se puede aplicar en cualquier situación en la que sea necesario gestionar el flujo de materiales y productos desde el punto de consumo hasta el punto de origen. Y a partir de ahí, se logra hacer una gestión de los residuos que respete la protección del medio ambiente.

Fuente: apd

Imagen: Toyota

Ver artículo original

Volver a página de inicio

Editor 2

Agregar Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario