Transporte Marítimo y Fluvial

Expedidor estadounidense en quiebra presenta reclamo contra navieras

La cadena estadounidense Bed Bath & Beyond (BBB) se declaró en quiebra el 23 de abril y, junto con ello, presentó ante la Comisión Marítima Federal (FMC, por su sigla en inglés) un reclamo de al menos, US$31,7 millones a la naviera OOCL. También está dispuesta a alegar un monto cercano a los US$7,8 millones a la taiwanesa Yang Ming, según un escrito presentado ante el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York.

BBB alegó en su queja a la FMC que OOCL no cumplió los compromisos de cantidad mínima (MQCs) bajo sus contratos de servicio 2020 y 2021. Además, detalló que la naviera regaló su espacio asignado “a otros expedidores para maximizar [sus] propios beneficios”, obligando a BBB “a obtener espacio en el mercado spot a un costo enorme durante un período de altas tarifas sin precedentes”.

También reclama reparaciones por los recargos de temporada alta (PSS), argumentando que pagó US$7,1 millones en cargos PSS a OOCL durante su período de contrato 2020 y US$6,6 millones en el lapso de contrato 2021 – e insistió en que debería recuperar ese dinero.

BBB también sostuvo que OOCL cobró cargos por demora y detención “por períodos de tiempo en los que la capacidad [de BBB] para recoger contenedores en los puertos o devolverlos vacíos se vio limitada debido a circunstancias fuera de [su] control”. En ese sentido, pagó a la naviera US$1,5 millones en cargos por demora y US$4,9 millones por detención entre agosto de 2021 y junio de 2022.

OOCL todavía tiene que presentar su respuesta a las alegaciones del minorista ante la FMC.

Reclamaciones a Yang Ming

Mientras tanto, Yang Ming presentó el 20 de abril una demanda contra BBB en Nueva York solicitando una sentencia declaratoria de que no debe nada al minorista por no cumplir su MQC.

La disputa se refiere al contrato de servicios de BBB para el periodo comprendido entre el 1 de mayo de 2021 y el 30 de abril de 2022, que tenía un MQC de 1.000 FEU. Según Yang Ming, el contrato establecía que “en caso de que la naviera no cumpla con el MQC anual … el expedidor puede reducir el MQC anual por el monto del déficit”.

Yang Ming alegó que “este acuerdo no proporcionaba ninguna base para reclamar daños monetarios por tales déficits”. Sin embargo, BBB sigue insistiendo en su queja y advierte de litigios”.

En respuesta a la solicitud de la compañía de una sentencia declaratoria, BBB dijo en una presentación judicial el jueves que cualquier acción en su contra requeriría que el juez de la quiebra concediera una exención de la suspensión automática del Capítulo 11.

En consecuencia, Bed Bath & Beyond ha obtenido autorización judicial para seguir pagando a “almacenistas, vendedores de carga, navieras, transportistas comunes o contractuales, agentes de aduanas y otros proveedores de servicios de envío” en medio del procedimiento de quiebra.

Crisis de la cadena de suministro 

Las acusaciones son un reflejo de las formuladas por otros muchos expedidores a raíz de la crisis de la cadena de suministro, empezando por las demandas de MCS Industries contra Cosco y MSC en agosto de 2021 y acumulándose desde entonces. Por otro lado, a la fecha también Toys ‘R’ Us y RadioShack han quebrado.

El aumento de la demanda de los consumidores durante la pandemia disparó las ganancias de las navieras, así como de minoristas como Amazon, pero no del comercio que dependía en gran medida de sus tiendas físicas.

A diferencia de BBB y otras cadenas, Amazon no tiene que comprar productos ni mantener inventario en los almacenes, que son gastos costosos. Conecta a compradores y vendedores y cobra una tarifa por las ventas. Y, las grandes cadenas como Walmart y Target pueden concentrarse en seleccionar productos de alta demanda en cada categoría, lo que limita su carga de costos.

Fuente: Mundo Marítimo

Imagen: Pixabay

Ver artículo original

Volver a página de inicio